Noticias 07-10-2018 GOLF - Fallece Manolo Beamonte que fue impulsor de la Federación de Golf de Madrid y una persona muy querida como capitán de los equipos nacionales





Imagen Manuel Beamonte Cominges nació el 1 de octubre de 1930 en Vigo (Pontevedra) y falleció en Madrid el viernes 5 de octubre. 'Manolo' fue el impulsor de la Federación de Golf de Madrid, a la que dedicó casi tres décadas como secretario general, y el eterno capitán de los equipos de jóvenes españoles como miembro del Comité Masculino de la Real Federación Española de Golf. Por sus manos han pasado José Mari Olazábal, Sergio García, Álvaro Quirós, Gonzalo Fernández-Castaño, Rafa Cabrera-Bello y un sinfín de jugadores que todos, en mayor o menor medida, aprendieron mucho de él. Todos en la Federación de Madrid y quienes tuvieron el privilegio de estar cerca de él se enriquecieron con su principal activo, su pasión por el golf.

Para Ignacio Guerras, presidente de la federación madrileña, Manolo Beamonte "fue el creador y el padre de la Federación de Golf de Madrid, involucrado al cien por cien en hacer crecer nuestro deporte. A nivel personal, todo lo que yo sé y puedo hablar de golf se lo debo a él, ha sido mi padre golfístico. Una persona a la que he tenido mucho cariño y respeto porque me ha demostrado conocer este deporte como nadie en este país. Siempre tengo presente la anécdota cuando hacía los exámenes de hándicap en la sede de la calle Capitán Haya con un hierro 2, sabedor de que cada vez que hacía un swing, el palo pasaba a dos centímetros de la puerta de cristal y a dos centímetros de la cabeza de alguno. Alucinaba a los alumnos y luego en las clases prácticas les hacía mil bromas más. Manolo era un ser excepcional que se hacía querer”.

Según Gonzaga Escauriaza, presidente de la Real Federación Española de Golf, "el golf español le debe mucho a Manolo, era una buenísima persona y un enamorado de nuestro deporte, al que dedicó su vida”.

Y os dejamos declaraciones de dos prestigiosos golfistas como son José Maró Olazabal y Sergio García, quienes tuvieron en Manolo un maestro y un buen amigo:

José Mari Olazabal: “Qué lástima, qué tristeza. Con todo el respeto a los demás, Manolo Beamonte fue mi mejor capitán de mi etapa amateur. Era una persona entrañable, humano, muy cariñoso y un gran educador. Un padre para cualquier chaval que tuvo la suerte de formar parte de sus equipos. Siempre le recordaré”.

Sergio García: “Me vienen muchos recuerdos a la memoria de todos los torneos que compartí junto a él durante mi etapa amateur. Pasamos mucho tiempo juntos y vivimos muchas anécdotas, como cuando conducía en Inglaterra por el lado izquierdo que pasamos un poquito de miedo. Cómo vivía el golf, cuánto nos quería. Siempre estaba muy atento y se preocupaba por nosotros, hacía todo lo que estaba en su mano para que jugásemos lo mejor posible. Vivía todo con tal intensidad que esa actitud suya nos ayudaba a jugar mejor. Era una gran persona y un gran amante de nuestro deporte. Siempre le recordaremos”.

El 15 de noviembre de 2011 en Golf Layos (Toledo), durante la final del Circuito de Madrid de Profesionales, del que también fue impulsor, Manolo Beamonte recibió un cálido y entrañable homenaje de todos los profesionales de golf madrileños, por quienes tanto luchó. (Foto adjunta: ©Gnews)

Fue precisamente con motivo de aquel homenaje, cuando Beamonte declaró: “Me llena de satisfacción salir al campo y ver a todos los jugadores. Por mis manos han pasado más de 300 profesionales, muchos de los que están jugando hoy en Layos, incluso Chema Olazábal y Sergio García. Estoy muy agradecido a todos porque han ocupado la mitad de mi vida y lo he pasado muy bien con ellos. Quiero dar las gracias a la Federación de Madrid por el magnífico desarrollo del trabajo que empezamos humildemente hace diez años”.

También recordó sus “maravillosos años como capitán del equipo nacional. He tenido la inmensa suerte de ser capitán de los mejores amateur, hoy en día grandes profesionales. A José Mari Olazábal le tuve cuatro años en el equipo, era un chaval estupendo; Sergio García fue el más joven en entrar y estuvo cinco años; Álvaro Quirós tenía un juego espectacular y ya ha ganado varios títulos en el Tour Europeo; y qué decir de Gonzalo Fernández-Castaño, que anoche nos dio una gran alegría ganando en Singapur. A principios de año elegíamos 12 chicos con los que trabajábamos durante toda la temporada, y me siento un privilegiado por haber estado con todos ellos”.

De las muchas anécdotas que se recuerdan de Manolo Beamonte hay una que con frecuencia compartía con sus hijos, especialmente con Yago y Álvaro, ambos profesionales de golf. Sucedió en 1982 y tuvo como protagonistas a José Mari Olazábal y a Byron Nelson, uno de los más grandes e ilustres de la historia de este deporte.

Olazábal y Nacho Gervás disputaban la final del Campeonato del Mundo Boys en Atlanta, donde Byron Nelson ejercía de comentarista para la televisión estadounidense. José Mari tenía un golpe muy complicado y estaba lejos de la bandera, mientras su oponente tenía la bola prácticamente dada. Beamonte, siempre atento y lo más cerca posible de sus pupilos, oyó a Nelson comentar: “Los españoles están a punto de perder, ellos tienen un golpe imposible y el jugador británico todas las posibilidades de ganar”. Manolo, enfurecido, exclamó: “Señor Nelson, usted sabrá mucho de golf pero no tiene ni idea de lo que es capaz José Mari Olazábal”. Nacho Gervás y José Mari Olazábal conquistaron el Campeonato del Mundo Boys 1982 para España, a las órdenes de su querido capitán.